martes, 17 de mayo de 2011

INSUFICIENCIA VENOSA CRÓNICA (IVC)

La insuficiencia Venosa Crónica (IVC), es una enfermedad que se desarrolla tanto en hombres como en mujeres, siendo estas últimas las más afectadas en una relación de 1 hombre por cada 4 mujeres y se define como el cuadro clínico ocasionado por los trastornos sufridos, por el retorno de la sangre desde las extremidades inferiores al corazón, por el aumento de la presión venosa endoluminar producto del daño de las válvulas y la distensión de la pared de las venas.

Las arterias son las encargadas de llevar la sangre oxigenada a todos los órganos del cuerpo, por su parte las venas se encargan del retorno de esta sangre al corazón para iniciar un nuevo ciclo. En el caso específico de los miembros inferiores necesitan de varios mecanismo para el impulso que ayuden a vencer la gravedad para poder completar este retorno, uno de estos es el que resulta de la presión arterial y empuja (la sangre). La respiración juega su papel también en el retorno de la sangre al corazón, sin embargo hay un mecanismo que es el más importante, nos referimos a las bombas musculares, no es más que el impulso que recibe la sangre por la compresión de los músculos de la pantorrilla y la región plantar de los pies a las venas para una retorno adecuado de la sangre.

En las consultas de cirugía vascular el 75 á 85% de los pacientes es por IVC, igual cifras a nivel mundial.

Esta patología afecta al 25-40 % de la población en los países desarrollados, lo que significa que el 40 % de la población adulta en algún momento de su vida tendrá un signo o síntoma de IVC.

Sintomatología



Esta enfermedad es muy variable, existen pacientes los cuales no tienen ningún síntoma y la misma sólo se manifiesta con la presencia de telangiestacia o venulas (pequeñas dilataciones venosas de coloración rojiza o violáceas), varices o venas dilatadas de más de 5mm.

Por otro lado, el paciente con la sintomatología característica consistente en piernas cansadas y pesadas, calambres nocturnos, dolor y edema, en estados más avanzados puede producir cambio de coloración de la piel, lipodermatoesclerosis (endurecimiento del tejido celular-subcutáneo y la piel por la infiltración de las proteínas) y ulceras.

Hoy en día se habla de que los factores heredos- familiares son la principal causa, pero, agregamos a estos los hormonales en la mujer principalmente, además esta enfermedad tiene una estrecha relación con el sedentarismo, la permanencia por tiempo prolongado de pie, la obesidad, embarazos y área de trabajo calurosas.

El diagnostico se hace, por la historia del paciente, de los signos y síntomas antes descrito y el examen físico en el cual se evidencia las dilatación y tortuosita de las venas (varices), cambios tráficos de la piel, edemas, etc. Además de los medios diagnostico como venografias, este es un método invasivo en el cual se inyecta un medicamento yodado (medio de contraste) obteniendo imágenes radiográficas de todos los sistemas venosos del miembro inferior, es quizás el método diagnostico mas exacto, pero esta en desuso por ser invacivo y las complicaciones.

El eco Doppler y duplex color, tiene una sensibilidad y expecifidad de 90-95 % y es hoy en día el método más usado.

Las complicaciones de la IVC son varias, en orden de frecuencia tenemos varicorragia y varicoflevitis, proceso eminentemente inflamatorio no infeccioso que puede acompañarse de febrícula, dolor y enrojecimiento en el trayecto de la vena afectada y tromboflebitis al proceso anterior se agregan trombos y endurecimiento de la vena.

Otra complicación de esta enfermedad son: las Ulceras Venosas frecuentes, en la región maleolar, y consideradas como una de las complicaciones más catastróficas de esta enfermedad.

Varicorragia es un sangrado de una varice o de una ulcera por ruptura de una vena, cuando esta complicación ocurre durante el sueño sí el paciente no despierta puede morir porque que se desangra.

La trombosis venosa tanto del sistema profundo como del superficial, puede como complicación de esta producir un embolismo pulmonar, por suerte esta última no es muy frecuente en nuestro medio.

La clasificación más usada para esta enfermedad es la de la CEAP.

Grado 0: paciente libre de enfermedad.
Grado 1: presencia de venas telagiestacica y arañas vasculares.
Grado 2; dilataciones varicosa esenciales.
Grado 3: varices que se acompaña de edema de miembro inferiores.
Grado 4: además hay la presencia de cambios tráficos de la piel y lipodermatoesclerosis.
Grado 5: ulceras curadas.
Grado 6: la presencia de ulceras activas.

El tratamiento puede ser tanto médico como quirúrgico. Consiste en orientar de forma adecuada al paciente sobre el estilo de vida que debe adoptar en lo adelante: realizar ejercicios (caminar, hacer deportes, etc.), elevar las piernas 10 á 20cm. Para dormir, medicación con venos tónico y el uso de medias de presión graduada que es la medida más importante, tomar ducha con agua a temperatura ambiente, no colocar los pies en agua tibia y usar cremas humectantes para la piel.

El tratamiento quirúrgico se basa en la extracción de la vena safena mayor, ligadura de los lagos venosos, colaterales dilatados y perforantes de ser necesario, es el tratamiento de preferencia si el paciente tiene las indicaciones para el mismo, pero siempre se acompañará de las medidas tomadas para el tratamiento médico.

Otros tratamientos son la esclerosis medicamentosa (inyectar las venas con una sustancia irritante), los tratamientos con endolaser y radiofrecuencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada